8 ideas para decorar una mesa infantil en una boda

0
170

Los niños suelen protagonizar algunas de las anécdotas más tiernas y entrañables de las bodas. Son probablemente los protagonistas de las fotos más divertidas y de las escenas más espontáneas de los enlaces. Los niños son alegria, vida, naturalidad y pura dulzura. Así que estos pequeños invitados pueden aportar mucha personalidad y estilo en una boda. Por eso deberíamos tenerlos muy en cuenta y dedicarles el tiempo y el espacio que se merecen.

Si bien es cierto que en una boda cobran interés otro tipo de detalles más importantes para los peques como el de elegir la ropa y los complementos que van a llevar los pajes, así como actividades para entretenerlos, muchas veces descuidamos detalles tan importantes como la decoración de la mesa infantil.

La mesa de los niños no debería ser difícil de organizar ni de decorar. En realidad debería ser la mesa más rápida y práctica de planificar ya que los más peques son los invitados más agradecidos, los más fáciles de sorprender y los que mejor se adaptan a cualquier situación. Eso sí, a la hora de decorarla deberíamos hacerlo con mucho mimo, con encanto y primando siempre la comodidad y la seguridad. No hacen falta decoraciones muy originales y sorprendentes. Simplemente un buen estilismo y pequeños detalles pueden ser suficientes para crear espacios de ensueño que conquisten los corazones de estos «mini invitados».

Veréis que seguidamente os proponemos algunos consejos, una guía de pasos a seguir, para todos aquellos que estéis buscando ideas de cómo decorar con encanto una mesa infantil en una boda.

  1. UNA MESA DEL TAMAÑO DE LOS NIÑOS

Lo primero que deberíamos considerar es el tamaño de la mesa infantil. Ésta debería ser bajita, alargada y de madera. El hecho de que los niños tengan una mesa de su tamaño, les hará sentirse especiales ya que te estás adaptando precisamente a ellos y a sus necesidades. Les estarás creando un espacio en el que se van a sentir muy cómodos. Las mesas bajitas además aportan mucha seguridad y evitan muchos peligros.

Por cierto, os recomendaríamos que la mesa fuera de madera y a poder ser vintage, ya que podréis crear estilismos con mucha más personalidad y muy románticos. Los muebles antiguos suelen ser una muy buena opción si lo que estáis buscando es una boda romántica, clásica, bohemia, con estilo shabby chic o estilo goldy… Lo bueno de las mesas vintage es que son muy versátiles y pegan con todo tipo de estilos y de piezas. En el caso de que estéis buscando un look para una boda más campestre o más al estilo boho-chic también podríais utilizar tablas de palets como mesas.

2. SILLAS PEQUEÑAS Y BAJITAS O COJINES Y POUFS EN EL SUELO

En cuanto a los asientos, deberíais optar por elegir sillas pequeñas y bajitas, adecuadas a su estatura, o bien cojines y poufs en el suelo. Nada de sillas grandes ni altas. No hay nada más incómodo y peligroso para los peques que las sillas altas de los adultos. Hay muchos más accidentes de los que uno piensa relacionados con las tronas o bien las sillas altas. Los niños son muy inquietos, les encanta subirse a las sillas para jugar o alcanzar objetos que están fuera de su alcance. Así que si queréis evitar accidentes en un dia tan especial como es el de una boda, deberías optar por sillas pequeñas o bien cojines y poufs en el suelo. Es algo que los papás os van agradecer ya que sus peques podrán moverse libremente sin su ayuda, en el caso por ejemplo de que quieran levantarse para ir a verlos, lo que les permitirá disfrutar tranquilamente de la celebración. Además, veréis como los niños se encontrarán a sus anchas en muebles de su tamaño.

Otro elemento a tener en cuenta en este apartado de los asientos, sería el de incluir una alfombra o catifa que de cobijo a toda la composición de la mesa, en el caso de que se utilicen distintos cojines y pufs de tela como asientos.

3. NADA DE MANTELES

Otro elemento que deberíamos evitar son los manteles.  Desafortunadamente, los manteles se suelen ensuciar rápidamente. Y debemos ser realistas, en el caso de los niños las probabilidades de que los manteles se ensucien es aún mayor. Así que para evitar que en las fotografías del álbum de boda salgan fotos de la mesa infantil con manchas, deberíamos descartarlos. En realidad, los manteles no tienen mucha utilidad en las mesas de los más pequeños. Deberíamos ser más prácticos; si no hay manteles y la mesa se ensucia, se pueden limpiar las manchas rápidamente. Únicamente deberíamos considerar los manteles en el caso de que no tengamos una mesa físicamente bonita, entonces éstos deberían ser imprescindibles.

4. DECORA LA MESA INFANTIL CON EL MISMO ESTILO DECORATIVO DE LA BODA

La decoración de la mesa infantil debería respetar siempre el mismo estilo decorativo de la boda y seguir el mismo hilo conductor del resto de mesas. De esta forma conseguiréis crear ambientes homogéneos y con sentido estético. Nada de crear una mesa diferente y llamativa para los más peques que llame excesivamente la atención. Los niños no son los protagonistas de la celebración. Así que nada de incluir motivos de sus dibujos favoritos ni motivos divertidos e infantiles, y tampoco nada de colores estridentes que desentonen. Las mesas infantiles deberían seguir la misma línea decorativa y los mismos colores cromáticos que las mesas de los adultos. Por este motivo, sería ideal que utilizarais, siempre que sea posible, la misma vajilla de la mesa de los adultos pero en versión mini y los mismos centros de flores adaptados a un tamaño más pequeño. Eso sí, deberíais evitar cualquier elemento que pudiera resultar peligroso o, indirectamente un incordio para los niños como pueden ser los adornos de cristal, las velas, los candelabros, los lazos muy grandes,… Y sobre todo no os olvidéis de asignarles un sitio en la mesa. Ver su nombre les hará sentir muy especiales.

5. INTEGRA LA MESA INFANTIL CON EL RESTO DE MESAS DE LA BODA

Nada de aislar la mesa de los más peques en un rincón o bien en una zona apartada y por supuesto nada de colocar la mesa de los niños lejos de sus padres. La mesa de los más peques debería integrarse perfectamente con el resto de mesas del banquete y obviamente debería estar muy cerca de la de sus padres. En una boda juntamos niños que a veces ni siquiera se conocen con lo cuál pueden ponerse ansiosos de no ver cerca a sus padres.

La mesa infantil es una mesa que suele quedar vacía mucho antes de que traigan los postres del banquete ya que los peques comen muy rápido para ir a jugar.  Por eso, es mejor que la ubiquéis en alguna zona en la que los niños puedan entrar y salir corriendo sin molestar a otros invitados. Y por supuesto, deberíais ubicarla lejos de quiénes no tienen hijos ya que éstos últimos os lo van agradecer y mucho.

Pero sí que os aconsejaríamos que preparéis un rincón exclusivo para los más peques en el banquete, que esté apartado y lejos de las mesas, y en el que puedan jugar perfectamente sin molestar al resto de invitados. Podéis crear una divertida zona de juegos decorada con guirnaldas, banderines, globos de colores, baúles con sorpresas y hasta una tipi o tienda de campaña donde puedan esconderse. Otra opción muy original es la de incluir un photocall o photobooth exclusivo para ellos con alguna temática relacionada con la boda. ¡Hazlos sentir especiales! ¡Les va a encantar! E incluso aconsejamos ofrecerles un Candy Bar exclusivo para ellos, adaptado a sus gustos. Si hay niños muy pequeños, recomendaríamos contratar cuidadoras o personal de animación (magos, payasos,…) que se ocupen de ellos, los vigilen, los entretengan, y los ayuden a comer en el caso que sea necesario. De esta forma los padres podrán disfrutar de la boda sin preocuparse de nada y sin tener a sus peques pegados a ellos.

6. CUBERTERÍA Y VAJILLA SEGURA

En cuanto a la vajilla ya hemos comentado que deberíais utilizar, siempre que sea posible, la misma vajilla que la de los adultos pero en versión mini. Esta opción dependerá siempre de la edad y la conducta de los niños que asistan a la boda. En el caso de que haya invitados muy pequeños podéis buscar una vajilla similar que no sea de porcelana así como una cubertería adaptada a su edad, con la que no corran ningun riesgo y, para evitar otros peligros, deberíais sustituir las copas de cristal por copas de acero que no se rompen pero que aportan un toque de sofisticación.

7. INCLUYE ALGUNA SORPRESA COMO UN KIT DE REGALOS

No deberíais olvidaros de incluir alguna sorpresa para los más peques en la mesa infantil de una boda. Podríais apostar por incluir divertidos kits de regalos en cada asiento o en cada plato de la mesa de los niños.

Conocidos como kit kids, los kits de regalos suelen ser cajas, bolsas o bien baúles, normalmente personalizados, que incluyen actividades para jugar y entretener a los «mini invitados». Es muy importante conocer el rango de edad de todos los niños para poder adaptar las sorpresas que uno va a encontrar en su interior. Apostar por incluir colores, pinturas, papeles y dibujos en estos packs es una apuesta segura ya que los colores y los dibujos siempre triunfan entre los más peques. Una idea que gusta mucho en las bodas es la de incluir en estos kits de regalos; dibujos relacionadas con la celebración como pueden ser dibujos de los novios, de los pajes, del coche o del pastel de la boda… para colorear y pintar. Otros elementos que podríais incluir en su interior y que suelen gustar mucho son los globos, el confeti, la pegatinas, muñecos, chocolatinas, piruletas,… Y si tenéis más presupuesto, otra idea que funciona aún mejor, es la de colocar cámaras de fotos desechables en estos kits, asignándoles misiones para que hagan de espías o paparazzis en la boda tanto de los novios como de los invitados.

8. MENÚ ADAPTADO A SU EDAD Y A SUS GUSTOS

Y finalmente, en cuanto al menú de los niños, éste debería estar adaptado a su edad, a sus gustos y a sus necesidades. Es importante decantarse por platos sencillos y clásicos, que son los que más les gustan y por porciones más pequeñas ya que los niños comen mucho menos. Nada de platos gourmet! A diferencia de los adultos, que en un banquete prefieren comer y probar cosas nuevas, los peques disfrutan comiendo sus platos preferidos, aunque éstos los coman habitualmente y nos parezcan demasiado simples. Eso sí, deberíais apostar por algun catering que presente la comida de forma muy atractiva, original y sorprendente. Por ejemplo, podríais ofrecerles un menú muy variado con una selección de sus comidas preferidas en tamaño mini como mini hamburguesas, mini pizzas, mini croquetas, mini sándwiches, pequeñas porciones de pasta,…y con formas originales como patatas fritas, galletas, cupcakes, helados… todos decorados con diferentes formas. Ah, y por supuesto, no deberíais olvidaros de preguntar a los papás si sus hijos tienen alguna alergia o intolerancia alimentaria así como restricciones en sus dietas, algo importantísimo a la hora de planificar cualquier menú infantil.

Image credits: Josh Elliott Photgraphy

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here